Las personas libres jamás podrán concebir lo que los libros significan para quienes vivimos encerrados.
Ana Frank.

17 sept. 2010

Películas & muchas palomitas


06/10/2010
Los primeros rayos de luz solar llegaron a través de mi ventana a mi rostro blanquecino intentando que me despidiera del tierno sueño, intentando que abriera los ojos y empezara una nueva jornada. Era sábado, un soleado día de sábado, desde mi ventana ligeramente entornada se escuchaban los pájaros piar, hacía tiempo que no los escuchaba ya que con la llegada de octubre el mal tiempo no había dado tregua alguna. Me levanté de la cama helada, con un frío horripilante, a mis padres se les debió de olvidar encender la estufa, corriendo me dirigí al armario y cogí un abrigo de lana que me transmitía un calorcito muy acogedor. Tras esto salí de mi cuarto y me fui a la cocina, no había nadie, supuse que seguirían todos dormidos ¡Rrriiinnnggg! ¡El teléfono! Corrí que me las pelaba hacia él para que no se despertarán. Lo cogí, era Ángeles ¿¡Cómo no!?.
- Hola. Soy ángeles ¿está Susana?
- Hola guapa, soy yo ¿no reconoces mi voz? por cierto ¿no es un poco temprano cómo para ponerse a llamar?
- Jaja sí lo es pero es que estaba aburrida y como tu sueles despertarte a esta hora digo pues la llamo ¿te he despertado?
- No, tranquila, hace unos 10 minutos que me desperté. Por cierto les conté a mis padres lo del cine y lo siento mucho pero no me dejan ir por el hecho del dinero, este mes he gastado 40 y pico euros en la factura del móvil así que lo tengo muy crudo...
- Chica pero ¿tú a quién llamas? En fin que no te preocupes que al final no vamos al cine, vamos a quedar yo, Alexander, Natalia y mi primo Javier en mi casa hoy a las 17:00 ¿sí? Vente porfi.
- Mientras no haya que pagar creo que con suerte podré ir. Bueno te dejo angelito mio que mi padre se acaba de despertar y me va a insistir en que haga el desayuno. ¡Puf!
- Jajaja ¡Te deseo suerte con el desayuno guapa! Te quiero susanita mía ¡Acuérdate, a las 17:00!
- Sí, sí... - Otra vez me colgó. ¡Ains! Si no fuera porque la quiero mucho, me la comería.
Mi padre bajó las escaleras con su matutina cara de dormido. Nos pusimos a hacer el desayuno. Churros, chocolate caliente, huevos fritos, pan con aceite y muchos tipos de dulce ¡Que empachazo me metí!

16:55.
Salí corriendo de mi casa, llegaba tarde, me quedé dormida en la siesta ¡Puf! Su casa estaba a 30 minutos andando de la mía así que llegué tarde sí o sí. A las 17:25 llegué, bueno si uno se fija bien no había llegado tan tarde, solo unos minutos de nada. Pegué en la puerta. Me abrió Javier ¡Oh no! ¡Javier! ¡No me acordaba que  Ángeles dijo que iba también! Me dio un vuelco el corazón ¿Qué debía hacer? Venga, saludo y me meto como si nada.
- Hola Javier ¿Qué tal? Con permiso me meto - dije tan rápido esta frase que creo que no entendió nada.
Entré corriendo. Él mientras tanto se quedó absorto como intentando adivinar que había dicho. Ángeles estaba sentada en su sofá de terciopelo rojo que te hundía nada más tocarlo, miraba películas, todas de terror ¡Qué chica! ¡Cómo se nota que le van las emociones fuertes!
- ¡Hey! ¿Eligiendo película? - Me senté a su lado a la vez que me hundía en el mullido sofá.
- Suuusaaaan no te había visto entrar, supongo que Javi te abrió...por cierto mira mira ¿qué te parece esta película? - Me señaló una que nada más mirar la tapa te recorre un escalofrío por todo el cuerpo.
- ¿"Elle"? Un título curioso ¿Por qué no vemos mejor una de risa?
- Ya hemos hecho una votación y hemos quedado en ver una película de terror, lo siento cari.
- ¿¡Qué!? Pero si yo no he participado en la votación, lo has hecho a drede, mala persona...
- Jaja ¡anda vamos a por las palomitas!
- Vale. Por cierto ¿y Natalia y Alexander?
- Ellos vienen a las 18:00.
Preparamos las palomitas, elegimos unas cuantas películas bueno "elegimos" entre comillas ya que las eligió Ángeles, es una experta, Javi y yo nos dedicábamos a asentir y zampar palomitas a escondidas.
Por fin llegaron Alexander y Natalia. Nos sentamos todos acurrucaditos en el sofá y pusimos una película.
¡Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh! Gritos y más gritos entre Natalia y yo, estábamos debajo de una manta con la adrenalina por los suelos ¡Sí, lo sé, somos unas miedicas! pero ¿qué le vamos a hacer? Ángeles y Alexander se habían ido al cuarto de Ángeles, figúrate para qué, llevaban 30 minutos en el cuarto. En cuanto a Javi se había acomodado en el sillón del salón y estaba muy atento a la película. En la mitad de la película Natalia se fue ya que había quedado con sus tíos y primos. Nos habíamos quedado solos, Javi y yo.
- ¿Qué tal si dejamos la película para luego y nos ponemos a ver algo en la TV? - me miró sonriendo.
- Buena idea. Después de tanta adrenalina como tengo en el cuerpo no me vendría nada mal una pausa.
Nos acomodamos de nuevo esta vez él se sentó a mi lado ya qué hacia frío y debíamos compartir la única manta que teníamos. Me resultaba incómodo estar tan cerca de él pero a la vez no quería que se separase de mí ¡Qué cosas! No había nada interesante en la TV.
- ¡Qué mierda! No hay nada.
Me incorporé a la vez que él se levantaba a coger palomitas.
- ¿Voy a ver que hacen Ángeles y Alexander?
- Yo que tú no iría - Me quedé pensativa y sí, tenía razón mejor no ir. No quería estropearle este momento en el que por fin después de unos cuantos días volvían a verse Alexander y Ángeles. Me senté de nuevo y me quedé ensimismada en mis pensamientos.
- ¿Sabes una cosa? - me dijo a la vez que se giraba hacia mí.
- ¿Qué? - dije con cierta curiosidad.
- Ya te he dicho esto en la feria pero es que me gustas mucho, desde que te conocí me gustaste, siempre he tenido miedo de hacértelo saber ya que no sabía como reaccionarías pero esta vez te lo digo, no quiero esconderlo más dentro de mí. No hace falta que yo también te guste, ni que salgas conmigo si no te gusto, solo quería que lo supieras, tal vez me esté precipitando, no sé, pero es que es deprimente guardártelo y estar torturándote día y noche - El corazón empezó a latirme muy rápido y fuertemente ¡Bum, bum, bum bum, ...! ¿Qué hago yo ahora? ¿Qué le digo? Por suerte no tuve que decir nada en ese momento se acercó Ángeles a nosotros.
- ¿Qué tal la película, chicos?
- Hemos visto solo la mitad, prima, era un poco fuerte la película - Se levantó y se fue a la cocina con Alexander.
- ¿Qué haciais los dos tan juntitos? - me susurró Ángeles con su sonrisa pícara. Me puse roja.
- ¿No...sotros? Na...nada, solo hablá...hablábamos - Me giré para que no viera lo roja que estaba.
- Sí, sí, claro...lo que tu digas cari.
- Yo ya me tengo que ir a mi casa dale dos besos de mi parte a Alex y Javi - Nos dimos un abrazo y me acompañó a la puerta.
- Adiós guapísima. Mañana te llamo.
- Pero a la hora de comer ¿Okay? No como esta mañana. Chao - Desaparecí tras el muro de su casa.
Seguí andando hasta mi casa por la fría noche de octubre ¡Qué tonta había sido! Tenía que haberle declarado mi amor también ¿Por qué era tan tonta? ¡Dios! ¡Se suponía que ya era madura, una mujercita! ¡Lo había estropeado todo! Deseaba volver al pasado y haberle dicho que yo también le amaba con locura ¡Snif! ¡Ya nada podía hacer!
Aquí todo diario; mañana seguiré.

Susana

3 comentarios:

Martita dijo...

Holaa!
Me ha encantadoo!
Jajaja me ha echo mucha gracia lo de los gritos bajo la manta!
Aver si escribes prontoo!
Pasate por el mio ^^
1beso guapaaa

sara dijo...

hola ya me pasado por tu blog me gusta mucho si te apetece te puedes pasar por el mio http://justinbiebersara.blogspot.com mercii

Marta dijo...

hola!! qeu gansa tenia de leerte!! sigo con las mismas gans de leerte ahora que ya e leido el capitulo... xD
bueno que me ha gustado muxisisimo!!!!!!!!!!! jooo pobrecilla ahora se arrepiente de no averle dicho nada... yo yambien desearia volver al pasado! y quien no? jajja en fin preciosa que me esta gustando muchisimo y que tengo muchas ganas de seguir leyendote! un besazo
sigue asi!!
y publica pronto!